UN CACHORRO EN CASA
Si de verdad estás decidido a criar y adiestrar un cachorro, asegúrate de que previamente aprendes como hacerlo correctamente. Ten presente que que solo se necesitan unos pocos días para arruinar al mejor de los cachorros. Sin duda alguna, el periodo más importante para su desarrollo comienza incluso antes de que te plantees adquirirlo, a saber, ¡tú información y conocimientos de cómo educarlo! Muchas de las personas que adquieren su primer cachorro se sorprenden al descubrir que su nuevo compañero ladra, muerde objetos, escarba y marca la casa con orina y heces, pese a que estos son comportamientos absolutamente normales, naturales y necesarios en los perros.

El recién llegado está aprendiendo las reglas del hogar (con los humanos). Desea agradar pero tiene que aprender cómo. ¡No tiene ningún sentido mantener las normas de la casa en secreto! Alguien tiene que enseñárselas al perro ¡y ese eres tú!

Antes de traer un cachorro a casa y compartir la vida con él, es conveniente que busques información sobre lo que debes esperar de un cachorro normal, que comportamientos y características debes considerar inaceptables, y como modificar los comportamientos indeseados y el temperamento según se requiera. En concreto, los propietarios necesitan saber cómo enseñar al cachorro el lugar en el cual debe hacer sus necesidades, que objetos puede mordisquear, cuando ladrar, donde escarbar, sentarse para saludar a la gente, a caminar sin tirar de la correa, a calmarse y callarse cuando se le pida, a inhibir la mordida (comportamiento completamente normal para un cachorro) y a disfrutar plenamente de la compañía de otros perros y distintas personas, especialmente desconocidos y niños.


Cuando adquieras tu futuro cachorro, ya sea de un criador profesional o de un particular que cría una camada por primera vez, los criterios a seguir son los mismos. Busca cachorros que hayan sido criados en casa, rodeados de la compañía e influencia de las personas, con gente que dedique tiempo a su educación.

Tu cachorro necesita estar preparado para la actividad de todos los días en tu casa, los ruidos de la aspiradora, cazuelas y sartenes cayéndose en la cocina, el griterío de la televisión, niños gritando o adultos discutiendo. 

Exponerlo a estos estímulos cuando sus ojos y oídos están todavía desarrollándose le permite al cachorro (con visión borrosa y audición amortiguada) habituarse gradualmente a las escenas y sonidos que de otro modo podrían asustarle de adulto.

Evitar los cachorros que han sido criados en el exterior (patios, perreras…). Recuerda que quieres un cachorro con el que convivir en tu casa, así que busca un cachorro que este lo más sociabilizado posible. Los cachorros que se crían en sótanos, garajes o perreras no son en absoluto perros de compañía deseables. Son “ganado” igual que las vacas reproductoras o gallinas de granja. Difícil de enseñarles a ser limpios en casa, no se les llega a familiarizar, por consiguiente no son una compañía adecuada. Busca camadas que hayan nacido y crecido dentro de la casa del criador o al menos que ese criador sepa sociabilizar a sus cachorros.

Elegir una raza es algo muy personal, es tu elección. Pero te evitaras muchos problemas y quebraderos de cabeza totalmente innecesarios si realizas tu elección con documentación e información previas.

Selecciona la raza que mejor te encaje, documéntate sobre las características, cualidades y problemas específicos de la raza, y después busca información sobre el mejor modo de criar y adiestrar a tu cachorro. 

Es interesante antes de adquirir el cachorro o incluso cuando ya lo tengas relacionarte con propietarios de perros adultos de la raza que has seleccionado. Las pruebas con perros de la misma raza te enseñaran rápidamente todo lo que necesitas saber sobre la raza en particular, además te revelan los “lapsus” en tu formación en lo que se refiere al comportamiento y adiestramiento de tu cachorro.

No te engañes pensando que todo lo que tienes que hacer es elegir la raza ideal y el individuo perfecto y el cachorro automáticamente crecerá y se convertirá en el perro adulto perfecto. Cualquier cachorro puede convertirse en un compañero maravilloso si se sociabiliza, familiariza y se le adiestra apropiadamente. Independientemente de su raza, cualquier cachorro puede convertirse en un delincuente canino, si no recibe un tratamiento adecuado. Una sociabilización, una familiarización y un buen adiestramiento, son los factores más importantes que determinaran que tu perro pueda llegar a alcanzar el grado de perfección que deseas cuando sea adulto.

Sea cual sea tu elección final, y una vez que la has hecho, desde ese momento, el éxito o el fracaso depende enteramente de ti. El comportamiento y el temperamento de tu cachorro dependen ahora al cien por cien del buen manejo y adiestramiento.

El temperamento y los hábitos de comportamiento del perro adulto (tanto buenos como malos) se moldean durante la etapa de cachorro, en los primeros cuatro o cinco meses de vida. De hecho, algunos cachorros están prácticamente echados a perder, incluso con tan solo ocho semanas. Es muy fácil cometer errores irreparables en particular durante los primeros días en casa. Estos errores normalmente tienen un efecto imborrable, determinando para toda su vida el temperamento y el comportamiento del perro. Esto sin mencionar que un cachorro de ocho semanas sin socializar ni adiestrar es muy difícil rehabilitar, solo si intervienes con rapidez puede que aun estés a tiempo. Es muy sencillo prevenir desde un principio los problemas de temperamento y comportamiento, la modificación de conductas indeseadas requiere mucho tiempo y aun así es difícil que el cachorro llegue a ser el perro adulto que podría haber sido.

Aprende a poner en marcha un programa sin errores para que sea limpio en casa y para que utilice los juguetes asignados para mordisquear desde el primer momento que llega a tu casa. Cualquier error que le permitas cometer en estos aspectos del aprendizaje es absurdo y de serias consecuencias. Absurdo porque estás dando pie a numerosos problemas y quebraderos en el futuro. Serio, porque millones de perros se eutanasia cada año simplemente porque sus dueños no saben darles una educación adecuada a la convivencia en sociedad.

Todo lo expuesto resume la suerte de muchos perros, algo especialmente triste, ya que estos problemas tan elementales se podrían haber prevenido con mucha facilidad, enseñar comportamientos al cachorro es sencillísimo y marcara el camino para que sea un buen perro. Solo necesitas saber lo que tienes que hacer y lo que tiene que hacer el cachorro encasa. Tan pronto como entra el cachorro en casa, el reloj se pone en marcha; no hay tiempo que perder, tu cachorro necesita cubrir seis etapas fundamentales en su desarrollo en tan solo tres meses.

1.    Tu formación (si es posible antes de adquirir el cachorro).
2.   Evaluación de los progresos antes de tenerlo en casa.
3.   En casa, hacer sus necesidades en el lugar establecido.
4.   Socialización con gente (antes de 12 semanas)
5.   Inhibición de la mordida (antes de 18 semanas)
6.   Disfrutar de todos los entornos y situaciones (a los 5 meses).

Anuncios